Actualidad

Onda wifi. ¿Peligro o no?

El escepticismo de varias personas siempre se hace patente cada vez que incorporamos un adelanto tecnológico a nuestras vidas. El temor a lo que no conocemos y el desconocimiento en general de los últimos adelantos provocan la aparición de ciertos rumores que le restan tranquilidad a la vida de varias personas. Uno de los últimos tiene que ver con los peligros inminentes derivados de las radiaciones de las redes inalámbricas. ¿Pero esto es cierto? Veamos lo que tiene que decir la ciencia.

La ciencia al rescate

Cada generación tiene su propia teoría conspiratoria en cuanto a la tecnología. En los años 80 se expandió como pólvora el rumor de que las radiaciones emitidas por los microondas eran nocivas para la salud. En la década siguiente, muchos llegaron a pensar que los rayos catódicos de la televisión ocasionaban convulsiones en los niños y que los celulares eran los culpables de la disfunción eréctil. Ahora es el turno de las redes wifi.

El riesgo que representa las redes inalámbricas es casi inexistente, de acuerdo a un estudio elaborado por la Universidad de Castilla-La Mancha, en España. En esta evaluación participaron 75 personas a las que se les midió la radiación emitida por las redes de teléfono celular, wifi, radios FM y demás artefactos de comunicación. Los resultados arrojaron luz sobre las teorías conspiratorias y descartaron cualquier peligro que pudiesen significar estas radiaciones para los seres humanos en general.

El desconocimiento del público general y la presencia del llamado “enemigo invisible” han ocasionado un movimiento para la reducción del uso de redes inalámbricas cerca de colegios, hospitales y cerca de niños pequeños, en términos generales. Los rumores que, paradójicamente se esparcen por internet, claman que el wifi es capaz de generar cáncer e incluso van al extremo de asegurar que produce leucemia en los niños.

Afortunadamente, los expertos han descartado cualquier relación que exista entre la presencia de células cancerígenas y el uso de redes inalámbricas. Sin embargo, existen grupos que insisten que es muy pronto para poder tener un estudio confiable sobre la correlación entre las enfermedades el wifi.

Los avances de la tecnología han llegado a nuestras vidas para hacerla más cómoda y sencilla. Si bien es cierto que el desconocimiento ocasiona muchas veces una sensación de miedo, es importante confiar en aquellos que dedican su vida a las investigaciones.

Por supuesto, muchas veces son estas mismas dudas las que alimentan aún más la curiosidad humana y son el origen de estudios muy interesantes. ¿Cuál es tu opinión? ¿Debemos confiar en los expertos o el escepticismo es nuestro mayor aliado?

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Botón volver arriba